viernes, septiembre 29, 2017

¿Hasta cuándo?





¿Hasta cuándo?
29 de septiembre de 2017

Da un poco de pudor ver cómo se ha encarnado el individualismo en nosotros, el ir naturalizando situaciones anómalas, dolorosas, que debieran incomodarnos y que no se puede dejar pasar. Más de 115 días en huelga de hambre lleva un grupo de 4 mapuches acusados de quemar ¿una o unas iglesias en el sur? Ni siquiera hay certeza de eso. El 6 de junio comenzó la protesta y mientras la presidenta -que consta fue financiada por el grupo forestal Angelini- ha guardado un silencio nada casual, los candidatos han salido a decir de una u otra forma si están de acuerdo o no con la medida, que es por cierto una medida de presión.
Luego se plegaron otros mapuches, algunos comuneros y otros no, porque tras la irrupción violenta del Estado chileno en lo que era su territorio y donde hoy flamea la bandera de Chile, no todos los mapuches viven en comunidad. Se sembró la desunión; hoy cosechamos sus frutos, secos.
Un presupuesto inusitado destinado a las policías, que nos han robado con descaro, ha sido destinado en esta administración. El Ejército de las manos con sangre ha salido a decir que está disponible para desplegarse al sur del Biobío. Las autoridades han hecho oídos sordos y cuantiosas marchas con múltiples asistentes han tenido lugar en Santiago, en Concepción, en Temuco, en Osorno y en Puerto Montt, por nombrar algunos lugares.
Las cárceles de Concepción, Temuco, Lebu y Valdivia han sido testigos de la instalación de campamentos desalojados de familiares en las afueras, para intentar visibilizar la situación y también desde Francia, Canadá, Colombia, México y Argentina se ha manifestado apoyo a la demanda de estos presos: un juicio que pueda considerarse justo; si es que existe la justicia para el mapuche en Chile. Esto es: sin testigos sin rostro, sin la Ley Antiterrorista que legó el Dictador.
Pero al parecer no basta, no ha sido suficiente con las cientos de bombas lacrimógenas lanzadas indiscriminadamente a las personas que han solidarizado con quienes se encuentran privados de libertad hace más de un año y medio. No ha bastado con los niños mapuches entregando su testimonio; ya no de asombro sino de dolor, por ver a sus padres, a sus parientes y a sus tíos, detenidos por lo que no se sabe muy bien qué.
Los medios que usan el papel que sale del mismo suelo robado, han procurado confundir a los lectores con siglas como CAM, RAM y WAM sin detenerse a explicar lo que las páginas de contrainformación y autogestión han intentado clarificar: que son distintas expresiones del descontento y que tienen distintos métodos de acción.
Los camioneros han aprovechado una vez más de victimizarse, mientras sacan cálculos. Y la opinión pública -que suele ser mucho más deslenguada en privado- ha murmurado que lo merecen, que se lo buscaron, que son terroristas… cuando nadie tiene muy clara la participación de los detenidos en los hechos se les imputan y cuando el mundo tampoco sabe ya muy bien qué es el terrorismo ni quien lo lleva adelante.
Lo de “inocentes hasta que se demuestre lo contrario”, parece que no corre en este caso y así como hace poco supimos, que ha habido más de 60 mapuches que han sido acusados de causar todos los males; para luego salir absueltos sin que siquiera se les pida perdón, es probable que el día de mañana, los 4 que han puesto en riesgo su vida, reciban la noticia de que “hubo un error”, de que “no fue posible comprobar la participación”, pero ya habrán dañado irreversiblemente sus riñones, sus hígados y sus cuerpos. Ya habrán perdido unos cuantos años de vida, después del centenar de días sin comer y en el caso de un par de ellos, de ni siquiera estar bebiendo líquido, para pasar a orinar sangre.
Da un poco de pudor salir a decir: “yo aquí, declaro esto y que me escuche el Mundo”, para luego desplegar títulos y cartones, como en una carrera de legitimación, ante un público al que no le vemos la cara pero del que sí se oye los reparos y los cuestionamientos.
Mientras debatíamos si era bueno el rodeo o no, mientras comíamos asados con carbón de espino, mineral o de hualle (probablemente proveniente del territorio del despojo), se debatían entre la vida y la muerte hombres jóvenes, padres de familia, miembros de un lof y reconocidos como dirigentes o longkos por sus pares. Mientras por Internet circulaban mal escritos sus nombres y se nos confundía si eran 99 o 100 días los que llevaban, ellos perdían más de 20 kilos en un par de meses; no como producto de una dieta o del gimnasio, sino más bien por la degeneración de sus músculos y con el consecuente desgaste para su cuerpo y su salud. Probablemente Truf-Truf no aparezca en los mapas de La Moneda, pero sí en el de las policías militarizadas, marcado con un asterisco rojo o una estrella blanca; nada de azul o de kallfu, el color de la esperanza de mejores tiempos para el Pueblo Mapuche.
En los colegios, un silencio medio cómplice de los planes de estudio, en las universidades, clases interrumpidas para solidarizar con perfectos desconocidos. Desconocidos porque no nos hemos sabido mirar a las caras, porque en el país del miedo, en la región donde la gente muere de balazos policiales por la espalda, dicen que queman todo y lo dicen las radios, los diarios y las noticias, salidos de una ciudad con nombre de santo.
Vendrá el Papa a poner mensajes, a decirnos que lo hemos hecho mal, cuando en Argentina todavía no aparece Santiago Maldonado, cuando en México van 3 años de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa y los murales que claman por ellos, comienzan a enmohecerse o a resquebrajarse por el sol.
No habrá poesía que pueda contener tal rabia y tal dolor y sólo entonces escucharemos los lamentos de no haber reaccionado a tiempo, de no haber hecho más, de no haberse detenido a llamar la atención sobre los abusos. Por el miedo a la condena del que no terminó de entender qué pasa.
No es posible que sigamos muriendo, pasando por la vida, como si nada de esto estuviera pasando. Cambiando de canal para que no se enteren los niños, justamente, de que otros niños como ellos no pueden despedirse de sus padres, esperando un nuevo día en donde acabará la pesadilla de haber nacido como hijos del lucero de la mañana y no de la estrella de cinco puntas. Ya borramos los volcanes de nuestra vieja bandera; ya sacaron de nuestro escudo el “Post Tenebras Lux” y esa luz no llega. Nos quedan pocos cóndores o manques y huemules, pero los peñis y lamngenes cada día son más. Nos están diciendo “inche tati mapuche” hasta en castellano y nosotros sin entender lo que es la autodeterminación.
No puede ser que importe más figurar, poner “me gusta” o pasar de largo que condolerse; que tratar al menos de estar en el lugar del otro. De ser gente y ser persona antes que teñir el suelo del rojo que se está destiñendo de la bandera, de la bandera que dice venir del copihue o de la sangre “araucana”.
¡Hasta cuando!

Parece que hay que mandarlo por Whatsapp para que lo lean quienes no quieren leer hace rato...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal