jueves, octubre 29, 2009

Mississippi-Mehuín teñidos de verde policial

Mississippi-Mehuín teñidos de verde policial
El fin de semana del 23 y 24 de agosto de 2008, la comunidad pesquera mapuche-lafkenche de Mississippi, en la desembocadura del río Lingue al Mar (Región de Los Ríos, al sur del río Toltén), vio como hasta dos micros y un furgón con baliza y policías se apostaban en la escuela, sobre la cancha de fútbol y a muy pocos metros de los niños que jugaban. La justificación era la "protección". ¿De quién? En realidad, los protegidos parecieran ser los intereses de CELCO (Celulosa Arauco Constitución S.A.) quien ha mantenido una campaña de desprestigio y de pago a cambio de no realizar manifestaciones en contra de este ducto de desechos de celulosa; ESA MISMA CELULOSA QUE MATÓ A LOS CISNES EN EL RÍO CRUCES.

La empresa del grupo económico Angelini (que maneja entre otras cosas Copec, Abastible, Forestal Arauco, Maderas Cholguán, industrias de la harina del pescado en el norte, Seguros Cruz del Sur, AFP Summa, Soprole, etc), planea gastar menos de 10 millones de dólares construyendo el ducto, a diferencia de los no despreciables U$ 100 millones que costaría hacer una planta de tratamiento. Anacleto Angelini (quién sabe si en paz descansa), "el jefe de jefes", financiaba las campañas electorales de todos los sectores políticos y lograba la aprobación de sus proyectos aunque implicaran daño ambiental, mediante el pago de elevadas sumas. Bien sabe uno que menos del 5% de los proyectos de centrales, minería pesada, etc., (los menos amigables con el medioambiente) han sido rechazados.

Bien lo sabía este señor. Murió teniendo la fortuna más grande de Sudamérica con un patrimonio de unos 6.000 millones. Le fue dada la nacionalidad chilena "por gracia" en tiempos de la Concertación pero sus negocios venían de mediados del siglo XX; por su misma influencia el Papa J.P. II lo declaró "Comendador" (que es una distinción honorífica que implica "velar" por los intereses de algo como la monarquía o la Iglesia y en el segundo caso aportar algún cheque millonario).

Los pescadores artesanales, habitantes históricos y milenarios de la zona se han opuesto y han recibido inclusive disparos con artillería pesada de parte de la Armada, la más golpista de las ramas de las fuerzas armadas. Esos mismos pescadores llaman al proceso: Militarización del Lafkenmapu. A eso me refiero con el teñirse de verde policial. Los pinos y su verde, las empresas y sus dólares verdes, no son sinónimo de vida.
Por Fernando Ulloa Valenzuela, 26 de agosto de 2008.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal